miércoles, 15 de julio de 2009

“ALFOMBRAS DE FLORES DE ARAIRA” EN HONOR A LA VIRGEN DEL CARMEN


“ALFOMBRAS DE FLORES DE ARAIRA”

EN HONOR A LA VIRGEN DEL CARMEN

Décima Octava Edición 2009


(Patrimonio Cultural del Estado Miranda)


Araira evoca el nombre de la hija de un cacique, nombre de mujer ostentan el pueblo y el río. Los lugareños también quisieron que una mujer les protegiera en las adversidades y las alegrías. María Madre de Jesús quien bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen protege este poblado, devoción que comenzó a afianzarse culturalmente luego de la fundación de la Colonia Mixta en 1874.



En el año 1877 el segundo grupo de inmigrantes italianos se encomen­daron durante una tormenta en alta mar a la Virgen del Carmen; a quien ofrecen construir una capilla en su honor, en el lugar donde fueran asentados.



La devoción a Nuestra Señora del Carmen ha penetrado en esta localidad, a través de las penalidades sufridas y por los favores recibidos. Luego de concluido el templo actual el Pbro. Bernard Karikamury se abocó a incorporar a la población campesina en la celebración de la Patrona, por tal motivo se inicia el domingo siguiente a la fiesta del Carmen con carrozas (carros decorados), un paseo de la virgen arreglada con frutas traídas de los campos y hogares de esta comunidad. Se adorna además una imagen pequeña llamada Cariñosamente Carmencita, por las socias del Carmen.



Diez años más tarde en 1992, el Pbro. Humberto Delgado, Párroco de Araira, coordina con la Sociedad de Damas Nuestra Señora del Carmen, la celebración de la Virgen con alfombras de Flores, tradición cultivada en otras latitudes para rendir homenaje principalmente al Santísimo; desde ese año los araireños iniciaron una nueva forma de enaltecer a la Patrona.


El domingo 20 de julio de 2008 se continúa con la tradición desde muy temprano, los pobladores inician la elaboración de las alfombras, luciendo sus diversos diseños y coloridas figuras que adornan a la localidad. Al medio día se celebra la "Acción de Gracias" por las cosechas producidas.



La misa criolla es adornada con arreglos hechos en alusión a la idiosincrasia del pueblo, quien cuenta con la participación de la comunidad para animar esta hermosa celebración, que años tras años se efectúa con mayor fervor.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada